¿Pueden los niños seguir una dieta vegana sin riesgos? Contestando al artículo de La Vanguardia

Baby+food

Por si no hubiera sido suficiente la publicación la semana pasada de una noticia acerca de una niña italiana que supuestamente habría enfermado por seguir una dieta vegana, ayer el periódico La Vanguardia se lució con este artículo llamado ¿Pueden los niños seguir una dieta vegana sin riesgos? 

La redactora de este artículo entrevista a tres especialistas en nutrición que se dedican a desgranar sin ningún rubor los peligros de una alimentación vegana. Cada párrafo del artículo es un compendio de errores y mitos que no deberían ser escuchados en boca de un profesional de la nutrición y que yo ingenuamente creía ya desterrados. No dudo de que estas personas sean expertas en su campo, pero a raíz de sus declaraciones no parece que tengan mucha experiencia ni formación en el ámbito de la alimentación vegetariana infantil. Existen en España nutricionistas de prestigio que conocen este tema bien y que podrían haber dado una opinión mucho más solvente, como Julio Basulto o Lucía Martínez (esta última autora de un libro recientemente publicado y muy recomendable llamado Vegetarianos con Ciencia – ciencia es todo lo que falta en las declaraciones de las tres expertas de La Vanguardia, desgraciadamente).

Estos son, punto por punto, los errores más importantes del artículo de La Vanguardia:

Los expertos consultados reconocen que cualquier persona puede seguir esta dieta, aunque se debe hacer de forma “controlada” por un médico o nutricionista.

Lo que cualquier persona necesita, sea vegana o no, es información nutricional adecuada por parte de los profesionales y autoridades sanitarias. La educación en materia de nutrición es una necesidad universal, solo hay que ver las campañas que hacen periódicamente los gobiernos y los sistemas sanitarios para educar nutricionalmente a la población (por ejemplo la campaña Cinco al día para concienciar a la población sobre la conveniencia de aumentar el consumo de frutas y verduras). Cuando una persona vegana ha recibido una buena educación nutricional no necesita estar “controlada” por nadie. Es una pena que este artículo no contribuya precisamente a mejorar el nivel educativo en materia de nutrición tanto de veganos como de no veganos.

Es por ello que los especialistas aconsejan evitar esta dieta en niños en edad de desarrollo.

¿Qué especialistas? La Academia Americana de Nutrición, que agrupa a más de 100.000 profesionales de la nutrición, y que es la asociación más importante de dietistas y nutricionistas del mundo, afirmó en el año 2003, en su  documento de posición oficial, que“las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas”. Esta postura oficial fue ratificada en el año 2009. Otras asociaciones de dietistas y nutricionistas se han sumado a  esta declaración, entre ellos el Sistema de Salud Británico y las asociaciones de dietética de Canadá, Australia, Reino Unido y países nórdicos, por citar unas cuantas. En España la Asociación Española de Dietistas – Nutricionistas tradujo el documento del inglés y lo publicó en su revista oficial en el año 2010. Es decir, esta información es pública desde hace 13 años y está disponible en castellano desde hace 6. No entiendo por qué en España cuesta tanto trabajo que los profesionales sanitarios la conozcan y la trasladen a su práctica clínica. Repito que está disponible también en castellano. Se puede leer aquí.

Para esta bióloga, una dieta vegana no se puede seguir “a tontas y a locas” y en el caso de los niños estaría “desaconsejada”.

¿Hay alguna dieta o sistema de alimentación que se pueda seguir “a tontas y a locas” sin que eso cause perjuicios para la salud? Yo no conozco ninguno. Es una aseveración que es extensible a cualquier dieta y no se restringe a una dieta vegana. Y es una utilización interesada y malintencionada de una obviedad. En cuanto a que en el caso de los niños la dieta vegana está “desaconsejada”, es la opinión estrictamente personal de esta bióloga, que no comparten ni la Academia Americana de Nutrición ni las demás asociaciones que he enumerado anteriormente.

Para la dietista-nutricionista Júlia Farré, una dieta vegana puede suponer importantes carencias si no se hace bajo un estricto control médico con analíticas periódicas incluidas.

Cualquier dieta puede suponer carencias o problemas si se hace mal. No se necesita un “estricto control médico” para ser vegano, se necesita una educación adecuada que se consigue en poco tiempo si se cuenta con las fuentes apropiadas. Cualquier habilidad nueva, por ejemplo conducir, requiere un periodo de aprendizaje.  Por supuesto que a nadie se le ocurre salir con un coche sin haber aprendido antes a conducir. Es importante informarse bien antes de hacer un cambio en nuestro estilo de vida, por supuesto. Y en esto los profesionales deberíamos colaborar, dando mensajes positivos, constructivos y basados en los conocimientos científicos actuales y en los documentos de consenso de las asociaciones científicas pertinentes. Por cierto que ninguna de las asociaciones de nutrición enumeradas anteriormente recomiendan “analíticas periódicas” en personas vegetarianas o veganas sanas a menos que haya un motivo médico que lo indique. No consigo averiguar de dónde puede haber salido esta afirmación.

Consumir productos como los cereales integrales, legumbres, manzanas, naranjas, frutos secos o la seta shitake puede suponer un aporte vitamina B12, asegura Montse Folch, aunque en una proporción mucho menor que en alimentos de procedencia animal.

Supongo que esto es un error de impresión/edición. Los alimentos vegetales no proporcionan ninguna cantidad de vitamina B12. Y luego se extrañan de que los pacientes se hagan un lío, si ni siquiera los profesionales y/o los periodistas saben dar un mensaje claro en un punto que no admite discusión: los vegetales NO tienen nada de vitamina B12 y las personas vegetarianas, veganas o que consuman pocos productos animales por cualquier otro motivo deben tomar suplementos regulares de vitamina B12. Estos suplementos  son seguros, eficaces, cómodos de tomar por vía oral, y baratos. Los vegetarianos y veganos que los toman tienen niveles adecuados de vitamina B12 y no presentan síntomas de deficiencia. Punto. ¿Es tan difícil decirlo?

Para evitar la carencia en hierro, en una dieta vegana no pueden faltar las legumbres, las espinacas, la alcachofa, las coles de Bruselas, la acelga. También las aceitunas contienen hierro igual que las frutas deshidratadas y los frutos secos que además son ricos en grasas.

¡Excelente! Estos alimentos que aquí se enumeran: legumbres, verduras y frutas y frutos secos, son la base de una dieta vegana saludable (y deberían ser consumidos con más frecuencia por la población general, como reconocen todas las asociaciones de salud). ¿Cuál es el problema de tomar regularmente estos alimentos? Lo dicen como si fuera una hazaña imposible, cuando es la dieta habitual de una persona vegana. ¿Quizá estas expertas no saben lo que come una persona vegana? ¿Son las personas a las que han entrevistado para este artículo realmente conocedoras de la alimentación vegana? ¿Tratan con familias o personas veganas en su consulta de forma regular?

Y es recomendable hacerlo “creando un ambiente ácido en el estómago como por ejemplo combinarlo con cítricos, para que ese hierro se absorba”, detalla la bióloga Pilar Montero.

Absolutamente de acuerdo. La vitamina C contenida en los cítricos y en la mayor parte de las frutas, verduras y hortalizas potencia la absorción del hierro vegetal, en algunos casos multiplicándola por 4. De nuevo, ¿cuál es el problema de comer frutas y verduras? ¿No es esta una recomendación oficial para toda la población, que por cierto la población general incumple constantemente? Lo dicen como si comer cítricos u otras frutas o verduras supusiera una dificultad invencible. Pensaba que vivíamos en el país de la dieta mediterránea.

Aún así, advierte que hay que tener en cuenta que el alto contenido en fibra de los vegetales “atrapan” el hierro y otros minerales y esto puede provocar carencias en estos minerales, como le habría sucedido a la niña italiana, explica la experta.

La fibra no “atrapa” nada. Son los fitatos de los cereales integrales y las legumbres los que pueden interferir en la absorción de minerales, y estos se reducen significativamente con técnicas de cocina sencillas como el remojo de las legumbres y la fermentación del pan y otros alimentos. Para los fitatos que queden, la vitamina C es capaz de contrarrestar este efecto inhibidor de manera muy eficaz.

Además la niña italiana parece haber enfermado por una déficit de vitamina B12, no por carencia de minerales. La absorción de la vitamina B12 no tiene nada que ver con el mecanismo de absorción de los minerales. ¿Por qué mezclan las cosas y confunden todavía más a la gente?

También hay que prestar atención al calcio, que si no consumimos alimentos de origen animal podemos encontrar en las almendras y los frutos secos en general. También los higos son ricos en calcio, la mandarina e incluso el perejil. El sésamo también es una fuente interesante de calcio.

De nuevo parece que conseguir estos alimentos es una tarea heroica, sin embargo forman parte de la dieta habitual de un vegano (y que yo sepa son también los alimentos “bandera” de la dieta mediterránea, ¿no?).  No consigo entender por qué hay que “prestar atención” especial a un mineral que está distribuido no solo en los alimentos que enumeran, sino también en todas las verduras de hoja verde, en las legumbres, en el pan integral y en los productos derivados de la soja, como el tofu y el tempeh. Estos son los alimentos que comen los veganos, y lo que deben hacer los profesionales sanitarios es asegurarse de que sus pacientes veganos conocen bien las fuentes vegetales de calcio y otros nutrientes y los incorporan regularmente a su dieta.

Pero los expertos recuerdan que los productos de origen vegetal ricos en hierro y calcio no tienen la misma absorción que cuando los tomamos de origen animal.

Esto es una simplificación y por tanto es inexacta: los alimentos que mejor absorción de calcio presentan son de origen vegetal y no se encuentran en la lista que han mencionado anteriormente: las verduras de hoja verde de la familia de las coles, como la col verde rizada, los grelos, los berros y la rúcula presentan las tasas más altas de absorción de calcio, alrededor de un 60%, bastante más altas que las de los productos lácteos, cuyo calcio se absorbe alrededor de un 35-40%. Este porcentaje de absorción de los productos lácteos es similar al del tofu y el tempeh, dos productos vegetales ricos en calcio, y similar también al de las leches vegetales enriquecidas con calcio. Es decir, hay alimentos vegetales que presentan un calcio que se absorbe igual o mejor que el calcio de la leche. En cuanto al hierro, su absorción dependerá de los otros elementos de la dieta como se ha comentado antes. Una dieta rica en vitamina C puede proporcionar unos niveles óptimos de hierro. Las dietas vegetarianas contienen en general más hierro que las no vegetarianas y los estudios epidemiológicos han mostrado que la prevalencia de anemia ferropénica no es mayor entre vegetarianos que entre no vegetarianos.

En fin, una pena de artículo. Hay más al final, sobre la famosa teoría de la combinación de las proteínas vegetales para conseguir una “proteína completa”, que ya está está más que desfasada, pero es que seguir es agotador.

En los últimos dos años he tenido el privilegio de conocer y asesorar a un buen número de familias vegetarianas y veganas. Todas ellas formadas por padres responsables, sensatos, que querían lo mejor para sus hijos e hijas. He visto niños y niñas de todas las edades perfectamente sanos y creciendo apropiadamente. Ninguna de estas familias saldrá en los medios a dar una imagen positiva del veganismo – esto no interesa.  Por supuesto algunas familias veganas tienen hábitos de alimentación mejorables – como cualquier persona no vegetariana puede tenerlos; y para eso estoy yo y están otros profesionales: para prestar nuestros conocimientos y trabajar junto con nuestros pacientes y ayudarlos a conseguir una buena educación nutricional y que sean independientes en la gestión de su alimentación y su salud- y no a “controlarlos” como dicen las expertas de La Vanguardia (quizá tampoco les vendría mal leer un poco sobre la importancia del empoderamiento de los pacientes – ¿o seguimos defendiendo la medicina paternalista?).

A algunos se les ha olvidado que este país presenta una de las tasas de obesidad y sobrepeso infantil más altas del mundo; y que uno de los principales factores responsables de las dos enfermedades que más nos matan a los españoles- las enfermedades cardiovasculares y el cáncer- es una alimentación inadecuada. Es evidente que hay una necesidad imperiosa de mejorar los hábitos nutricionales de toda la población.

El artículo de La Vanguardia no ayuda nada. No educa, no informa, solo propaga mitos y miedos. Otra oportunidad perdida.

Fuente: MiPediatravegetariano.wordpress.com