Las contradicciones de la vida

¡Vivimos en un mundo de grandes contradicciones!

Por un lado, hay que aparentar estar siempre bien y felices, satisfechos con lo que tenemos y con lo que hacemos; y dado que lo que tenemos y lo que hacemos no nos llena, vivimos entonces en la constante búsqueda de la casa perfecta, la pareja perfecta, la familia perfecta, el trabajo perfecto, el cuerpo perfecto, etc.

Por el otro, estamos tan acostumbrados a estar mal y a sufrir, a sentirnos inconformes y desdichados, que cuando encontramos a alguien que realmente se siente en paz y feliz con lo que tiene pensamos que ese alguien tiene un problema.

Vivir no es fácil porque estamos aquí para llevarnos unas cuantas lecciones aprendidas; siempre habrá alguna prueba en el camino a superar y eso requiere algo de esfuerzo, más o menos intenso dependiendo de la prueba y de las herramientas que tenemos para superarla.

Pero si bien vivir significa aprender, hay muchas formas de hacerlo y por alguna extraña razón a menudo escogemos el camino más complicado y doloroso.

Con esto, no estamos diciendo que hay que estar siempre felices u alegres, tenemos derecho a experimentar todas las emociones humanas; es más, las emociones “negativas”, como también las enfermedades, son alarmas que nos ayudan a detectar que algo en nuestro interior no está bien;

Nos han enseñado que si algo va mal siempre la causa está en el exterior y por eso acostumbramos a buscar a algo o alguien a quien dar la culpa en lugar de asumir nuestra propia responsabilidad y coger las riendas de nuestra vida;

Veamos algunos ejemplos:

He llegado tarde al trabajo, porque el metro se atrasó u estaba tan lleno que tuve que esperar el siguiente…

¿La culpa es del metro? Pero el metro no tiene voluntad propia, solo es un medio de transporte que está a tu servicio para que puedas llegar más rápidamente adonde quieras ir y ¿porque no te levantas con más tiempo para que ir al trabajo no se vuelva una carrera estresante y tú puedas llegar sin problema a la hora?

Mi pareja me ha arruinado el fin de semana porque me había prometido que iríamos de paseo a la playa y al final canceló…y ahora empiezo la semana amargado por su culpa…

¿Estás seguro de que la persona responsable de esa amargura sea tu pareja? Tu amargura proviene directamente de la frustración que experimentaste al ver la expectativa de tu fin de semana a la playa romperse; y eso también ocurrió porque elegiste frustrarte (aunque haya sido de forma inconsciente sigue siendo una elección).

Si lo que querías era compartir con tu pareja, aunque no hayáis podido ir a la playa, habrías podido hacer cualquier otra cosa con ella; lo que importa es el compartir con tu pareja; además siempre podéis organizaros para otra escapada mas adelante.

Si por el otro lado, lo que realmente querías era ir a la playa, habrías podido ir igualmente a la playa sin tu pareja y disfrutar de un paseo fuera de la ciudad; Ya habrá otras ocasiones para ir a la playa con tu pareja

Si entonces miras a tu amargura como algo tuyo, iras a investigar de donde nació y porque surgió; comprenderás qué era lo que realmente sentías que querías hacer; lo que es importante para ti y lo que no lo es, y así te conocerás mejor.

La libertad de ser quien eres un derecho que cada ser humano tiene pero que muy pocos respetan, sobre todo en una relación de pareja. Pero, para poder ejercer esta libertad, tienes que conocerte primero, y conocerte profundamente, más allá de tu cultura, de tu educación, de tu entorno…

Asumir tu parte de responsabilidad en cada situación, te permitirá conocerte y estar mejor contigo mismo además de llevarte a estar mejor con los demás por reflejo.

A partir de hoy, permítete sentir todas las emociones no solo las “positivas”; Acostumbramos a rechazar las emociones “negativas”(como la tristeza por ejemplo), porque nos resultan incomodas o porque socialmente no se aceptan; No luches contra ellas, acéptalas y vívelas, están ahí por una razón, y a su debido tiempo se irán.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *