El poder está en nosotros

Llega un momento en la vida de cada ser humano en el que  se manifiesta la necesidad de dirigirse a un ser superior. Poco importa si esa persona haya tenido anteriormente fe o creyera en algún tipo de manifestación divina.

En estos momentos, a menudo ligados a alguna experiencia profundamente dolorosa en las que creemos haber agotado ya todos los recursos y en la que nos encaramos con los limites de nuestro lado humano, hay algo en nosotros mas fuerte que la razón, mas fuerte que el ego, mas fuerte que nuestros paradigmas mentales; hay algo que nos hace tender hacia lo divino.

Lo que ocurría hasta ahora es que ese ser superior al cual nos dirigíamos era, para nosotros, una entidad externa, capaz de actuar a un nivel al que no podíamos acceder, en el cual no podíamos intervenir. Ese “Dios”, tan ajeno a nosotros e inalcanzable,  era el único ser todopoderoso, capaz de lograr lo imposible: de materializar deseos, de sanar enfermedades, de transformar realidades, de operar milagros en todas la áreas.

Para muchos de nosotros, hoy  en día, este sigue siendo el concepto de la divinidad; algo externo a nosotros mismos. De esta manera nos he mas fácil eludir nuestra responsabiliad y enfadarnos con “Dios”, culpandole por el mal que hay en el mundo o por las cosas negativas que experimentamos en nuestra vida : aunque no lo hubiera provocado El, es directamente responsable por no intervenir para arreglar las cosas, teniendo el poder para hacerlo.

Afortunadamente nos encontramos en una era (la de Acuario) en la que la humanidad está despertando, en la que los viejos paradigmas se van rompiendo para dejar vía libre a grandes cambios tanto individuales como colectivos.

Estamos retomando contacto con nuestras raíces, con la madre tierra y con el cosmos, estamos re-descubriendo nuestro origen y así nuestro poder. Estamos comprendiendo poco a poco que el poder está en nosotros y no afuera, que podemos transformar nuestra realidad, materializar nuestros pensamientos, sanar enfermedades, y operar verdaderos “milagros”.
¡Nosotros somos el poder que hemos ido buscando!1

Si comprendemos esto, comprenderemos que sola y exclusivamente nosotros, estamos a cargo de nuestra vida. Ojo, esto no tiene que llevarnos a sentirnos culpables por lo que ocurre en nuestra vida ya que no existe culpa solo responsabilidad y la responsabilidad implica poder, el poder de cambiar las cosas.

Si aceptamos este poder podremos entonces utilizarlo de forma consciente para transformar lo que  queremos y hacer que nuestra vida fluya en paz y armonía.

 

1: Louise Hay

2 pensamientos en “El poder está en nosotros

    1. Ka_Semilla del Ser Autor

      Gracias a ti Ana Patricia por seguirnos y participar con tu comentario!
      No dudes que cuando quieres algo y enfocas tu atención y piensamentos en ello, el Universo te lo entregará. Tu eres co-creadora de tu propia realidad y tienes el poder de manifestar lo que deseas en tu realidad…si lo que deseas es tener mas comprension de la vida, eso es lo que recibiras 🙂
      un fuerte abrazo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *